RSS

¡ En pie famélica legión..!

07 Jun
Ha tenido lugar en Roma la cumbre de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, en su abreviatura anglosajona), sobre seguridad alimentaria, que se convirtió, según nos cuentan, en una reunión al más alto nivel para atajar y proponer soluciones a la grave crisis que la subida del precio de los alimentos está provocando especialmente en las poblaciones más desfavorecidas, o más esquilmadas, diría yo. La FAO es un organismo que se creó en la ONU hace 63 años, con el supuesto objetivo de favorecer el desarrollo de las comunidades de los países más pobres del mundo, que suponen el 70 por ciento de la población total de estos países y que concentran al mayor número de personas que tienen dificultades para el acceso a una alimentación básica.

 

Hace más de cien años, se cantaba, y se sigue cantando, aquello de «arriba los pobres del mundo». Unos años después, otra versión de esta estrofa de la Internacional dice: «Arriba, parias de la tierra, en pie, famélica legión…», la que es «nuestra» Internacional. El caso es que en estos más de cien años de historia de la Internacional, la situación poco o nada ha cambiado, en términos generales, salvando alguna excepción como China o en parte de la India, para esa famélica legión, que sigue esquilmada, explotada, y a la que este sistema neoliberal depredador sigue hundiendo, y cada vez más, en la más absoluta de las miserias. Son más de mil millones de seres humanos famélicos en este mundo, por algunos miles de explotadores a los que no les importa la depredación y la esquilmación que se aplica para mantener sus niveles de riqueza.

 

El debate que deberíamos ver en esta cumbre «al más alto nivel» debería girar acerca de cómo hemos llegado a esta situación y qué hemos hecho para haberla provocado. En teoría, en 2015, los ultranombrados «objetivos de desarrollo del milenio» deberían estar cumplidos, pero más que avanzar hasta la consecución de estos objetivos, vemos que estas metas se nos alejan cada día más. Si en los últimos cien años las cosas han empeorado para la mayoría de la población mundial, en este último año aún hemos logrado que la situación de millones de personas del mundo sea aún más difícil, provocando miles de migraciones de los países pobres hacia los países ricos. A la subida de los precios de los cereales, casi el cien por cien en lo que va de año 2008, casi nada, le estamos sumando los desplazamientos de la población para la producción de agrocarburantes que, además de eliminar terrenos fértiles para la producción de alimentos, están provocando la expulsión de miles de campesinos, comunidades indígenas, etcétera, de sus tierras, por el objetivo de las multinacionales de apropiarse de su suelo y su subsuelo. Todo ello provoca también la represión que se ejerce sobre los movimientos sociales y políticos que luchan contra estas injusticias, por parte de los gobiernos, en países como Colombia o Paraguay, aunque en el caso de este último esperamos que las cosas cambien, y mucho, a partir de ahora.

 

Tampoco en este debate deberíamos obviar el daño que está produciendo a la agricultura mundial el uso de transgénicos para el cultivo, lo que está provocando que se tengan que almacenar en el Polo Norte las semillas «originales» de los alimentos, como garantía para que no se sigan eliminando miles de especies vegetales.

 

Pero, desgraciadamente, me temo que seguiremos oyendo a los «sabios» y «sabias» que, provenientes de Kentucky, Londres, Berlín o León, se llenarán la boca con bonitas palabras y prometerán muchos millones de euros o dólares para favorecer el desarrollo de estas regiones del mundo. En realidad lo que estarán proponiendo es aumentar la deuda de estos países, ya que los dineros que desde el Primer Mundo van hacia el Tercero no son gratis, si no que son créditos que crecen y crecen gracias, además, a los intereses que hacen que la deuda externa de los países pobres sea cada vez mayor. También se seguirá hablando del famoso 0,7 por ciento (compromiso en la ONU de los países ricos), que no llega nunca.

 

Y detrás de las bonitas palabras, ¿qué? Pues seguiremos como siempre. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial seguirán diseñando la economía del sistema y seguirán aplicando a los países pobres eso que ya hemos mencionado y que son dos palabras malditas: «deuda externa», con sus intereses, que, en muchos casos superan el PIB de muchos países, como fue el caso de Argentina.

 

Pero entre los más de cincuenta jefes de Estado o Gobierno, dentro de las más de 150 delegaciones nacionales que se reúnen en Roma (por cierto, será casualidad, pero la sede mundial de la FAO ocupa el mismo edificio que ocupó en su día el Ministerio de las Colonias de Italia), afortunadamente hay una luz que viene brillando desde hace algunos años y que se presenta como la verdadera alternativa a este sistema depredador. Esos países cuya dignidad, pese a su empobrecimiento, está muy por encima de muchos del «Norte», saben que los intentarán seguir ahogando con su deuda externa y los intereses. Pero esa luz de la que hablaba antes propone que la solución para estos parias de la Tierra pasa por desplazar a las oligarquías y capitalismos rancios y pasar a gestionar los recursos propios y firmar convenios entre estados que respeten su integridad y soberanía, atendiendo sus diferencias y particularidades, buscando el objetivo común del desarrollo de los pueblos, caso del ALBA frente al ALCA, y la puesta en marcha del Mercosur. Estos pasos, que se vienen dando en los últimos años en gran parte del continente americano, Centroamérica, Caribe y especialmente América del Sur, deberían ser el espejo en el que se miraran los «sabios» que gobiernan el mundo, pero no pueden, ya que el capital se lo impide y ellos no están para enfrentarse a él, si no para servirle obedientemente y venerarle. En realidad, son los defensores del sistema.

Jesús Montes Estrada es tercer teniente de alcalde y concejal de Cooperación y Solidaridad Internacional. Publicado en “La Nueva España”. http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008060600_35_643741__Gijon-famelica-legion

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 7, 2008 en El margullo de otr@s

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: