RSS

¿De qué crisis no me hablan?

04 Jul

Buenos días Canarias:

 

Dicen, o no dicen, que estamos en crisis.

Yo no soy economista, ni sociólogo, ni siquiera soy historiador; no soy más que un ciudadano de a pié que le van a revisar su hipoteca el día 19, que le han anunciado que le van a subir el recibo de la luz, que va al supermercado todos los días y se asombra de los precios, que pone gasolina cada vez con más frecuencia… Y a pesar de todo me siento un privilegiado, sobre todo cuando pienso en la cantidad de gente que no gana lo que yo y que tienen que afrontar más o menos los mismos gastos, sobre todo cuando pienso en los amigos y amigas que han perdido su trabajo recientemente, sobre todo cuando pienso en los que vinieron buscando el dorado y ahora les anuncian que aquí ya no hay futuro tampoco…

 

Yo no sé si la crisis es o no, pero lo que si sé es lo que veo.

Y mirando al pasado, estudiando la historia descubro que las crisis normalmente han venido después de una quiebra histórica, después de revoluciones, de guerras, de cambios sociales radicales… ¿cuál es por tanto la raíz de esta crisis, o como la quieran llamar?

 

Llevamos décadas hablando de la sociedad del bienestar, parecía que todo era idílico; todos podíamos aspirar a todo, casas, coches modernos, móviles de última generación, viajes por dos duros… En fin el consumo sin límites. Ahora las deudas nos pasan factura.

 

Pero claro, las facturas no tienen para todos los mismos ceros. Mientras muchos miran sus cuentas cada dos días a ver si van a llegar a fin de mes, las grandes empresas, la media docena de multinacionales que controlan el mercado; de lo que hablan es de cómo no seguir perdiendo beneficios. Las grandes petroleras especulan con el combustible para seguir obteniéndolos, de ahí pasamos a las productoras de energía, a las alimenticias, a los imperios financieros y bancarios, a las constructoras… Nuestra sociedad gira entre los beneficios y la pobreza, entre el consumo y la hambruna.

 

Ya me parece que sé lo que está en crisis, creo que el modelo que nos hemos dado para vivir es el que está tocando fondo, no podemos seguir así, no hemos planificado un futuro para todos. Algunos han planificado el futuro de unos pocos. A unos pocos les sigue sobrando, mientras que muchos millones no pueden llegar.

 

El futuro se está alumbrando en medio de fuertes dolores de parto, lo que ayer pregonábamos como lo definitivo, no dejaba de ser más que un espejismo.

 

Ahora nos va tener que tocar pesarlo de nuevo, espero que nos demos cuenta de los errores cometidos, de los abusos y prepotencias que se han convertido en falacias, espero que no tropecemos en las mismas piedras, que no ataquemos la crisis desde el salvaguardar sobreabundancia, sino desde el salvaguardar la dignidad de todo ser humano; porque hay pueblos que ya no pueden con sus yugos, porque lo que aquí es un poco de déficit en otros pueblos es una condena a muerte, y el ser humano ante la muerte se revela y nada tiene que perder.

 

Necesitamos revisar y modificar lo que nos dimos para vivir si a lo que aspiramos es a una vida digna para todo ser humano.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en julio 4, 2008 en Margullando en la realidad

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: