RSS

Siempre son mejor los hechos.

31 Jul

Buenos días Canarias:

 

Siempre son mejores los hechos que las palabras. Las palabras pueden ser torpes, no pensadas, las más de las veces, se nos quedan cortas para lo que hay que decir. También hay palabras huecas, que se dicen por decir, tópicos aprendidos desde chicos que no conducen a nada; o discursos socialmente correctos, pero carentes de todo sentido.

 

Siempre son mejores los hechos, aunque se hagan en silencio.

 

Hace unos días, los medios se hacían eco de dos noticias que voy a relacionar con el permiso de ustedes. Por un lado la triste noticia que se repite año tras año cuando llega el periodo de vacaciones, los albergues de recogida de animales están llenos con aquellos que fueron la ilusión de un día y ahora son un estorbo para el ocio de esas familias; entonces te viene a la cabeza uno de esos tópico que se hace real en estas circunstancias: Tirado como un perro, botado a la calle como agua sucia.

 

La otra noticia era seguro más dramática, un joven de 28 años, discapacitado psíquico, lleva días viviendo tirado en la calle en un barrio de la ciudad, duerme en la puerta de una iglesia, come de lo que los vecinos le dan, deambula por el barrio entre el centro de salud y la plaza que es ahora su casa.  Entonces te viene a la cabeza uno de esos tópico que se hace real en estas circunstancias: Tirado como un perro, botado a la calle como agua sucia.

 

Las familias que abandonan a animales o personas, merecen sin duda un juicio moral y sin apurarme una sanción legal, no cabe duda. Pero los demás no nos podemos quedar en el juicio ético o moral de esas situaciones, absolutamente al margen. ¿Dónde está nuestra responsabilidad social? ¿Qué hacemos para construir una sociedad en el que hay valores más importante que el bienestar de todos sus miembros, sean personas, animales, entorno? ¿Por qué una familia llega a la desesperación tan absoluta, que opta por abandonar a alguien del que dicen no se pueden hacer cargo?

 

No sé cuantos albergues de animales hay en la ciudad, pero por razones personales, si sé cuáles son las ayudas y los medios que hay para apoyar a las familias con discapacitados psíquicos a su cargo, son mínimas, por no decir nulas.

 

Me niego a escuchar palabras, juicios y valoraciones políticas sobre este tema. Siempre son mejores los hechos que las palabras, las obras que los discursos… Dar de comer al hambriento, vestir al desnudo, acoger al inmigrante, sanar al enfermo, dar consuelo al afligido, atender a huérfanos y viudas… Más hechos y menos palabras, por favor.    

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en julio 31, 2008 en Margullando en la realidad

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: