RSS

Tormentas de verano

07 Ago

Buenos días Canarias:

 

Los que tenemos el privilegio de disfrutar año tras año de un periodo de vacaciones, sabemos lo sano que es descansar; romper por un momento la rutina que nos rodea, las agitaciones de la vida diaria y dedicar unos días al descanso, la lectura reposada, los encuentros con familiares y amigos… Las vacaciones son también un tiempo propicio para hacer balance, para reflexionar cuestiones que dejamos aparcadas a lo largo del año, para afrontarlas en este periodo  con más calma.

 

Pero también están las tormentas de verano, son esas situaciones, noticias, o realidades que rompen la calma chicha que parece reinar en este periodo.

 

Casi todos los años tenemos algún acontecimiento deportivo que anima esas tertulias veraniegas. Sin embargo las olimpiadas de Pekín, recién inauguradas, parece que traerán cola. Los valores olímpicos chocan abiertamente con los valores impuestos a un pueblo que vive bajo la amenaza y la represión. Mientras se celebren las olimpiadas todos nos taparemos un poco la nariz, y no por la contaminación que puedan estar produciendo esas miles de fábricas donde se explota a  trabajadores y trabajadoras para que nosotros consigamos productos más baratos; sino porque entre logro y fracaso, entre vencedores y vencidos -deportivamente hablando-; muy probablemente todo esto no sirva para cambiar nada, sino para seguir aumentando nuestros niveles de hipocresía mundial.

 

Más cerca, otra tormenta de verano ha estallado en Mauritania. Muchos dicen que se veía venir, y todos sabemos la frecuencia con la que los golpes militares se suceden en África. Gobiernos como el estatal y el canario se vanaglorian de sus políticas de apoyo al desarrollo en este continente, son mil millonarias las que el Gobierno de Canarias ha hecho en este país en concreto; ¿Para qué? Ahora se desmorona el castillo de naipes. Cuando realmente no se invierte en educación, en generación de trabajo, en propia productividad, en formación de líderes, en definitiva; cuando se les da los resto de los pescados que las redes recogen y no se les ayuda a fabricar barcos y enseñarles a pescar, y dejar las flotas y las fábricas en sus manos, cuando no se ayuda realmente a salir de la miseria, sino que buscamos como aprovecharnos de ella; pasan estas cosas, los gobiernos se vuelven corruptos y unos corruptos quieren quitar a otros para ponerse ellos. Y así les va, y así nos va.

 

Yo creo que a nadie le gustan las tormentas, mucho menos en verano, rompen la calma de este tiempo, desestabilizan las conciencias y el descanso; pero a pesar de todo sabemos que tras la tormenta viene la calma, que la confianza en el ser humano nos tiene que llevar a ser capaces de aprender de estos fenómenos adversos para reconstruirnos de nuevo, más inteligentes, más capaces; de un modo más justo y veraz.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 7, 2008 en Margullando en la realidad

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: