RSS

Generación de la Crisis III

02 Oct

Buenos días Canarias:

 

Mi amigo Bachir acaba de regresar de los campamentos de refugiados de Tinduf. Me cuenta que las cosas están muy mal. A la desesperación porque no se despeje el panorama futuro de su pueblo, se une la no llegada de la ayuda humanitaria. Las familias están sobreviviendo con medio kilo de arroz por persona y mes. La familia que tenemos allí nos mandó, como muestra de agradecimiento y amistad unas camisas y unas pulseras. Quizás seamos de los pocos que en estos momentos de crisis les hemos inyectado algo de liquides.

 

El Director General de la FAO denunciaba hace unas semanas que de los compromisos de la cumbre de Roma ante la crisis alimenticia mundial, nada de nada. Que de los 20.000 insuficientes millones de dólares comprometidos por los asistentes a la cumbre, sólo se habían ingresado 1.000 millones. El hambre no espera a que el congreso de algún país importante decida un plan de choque para reflotar los estómagos, no llegan las resoluciones a la hora de la cena a ningún poblado maltrecho del sur de África.

 

Los últimos huracanes han dejado una estela de destrucción y muerte en el Caribe, los desastres de millones de personas que lo han perdido todo pasan absolutamente desapercibidos frete a los vaivenes del mercado internacional, de las caídas de las bolsas. ¿Cómo nos vamos a preocupara ahora de esas minucias? ¿Cómo tender una mano, cuando tenemos las dos ocupadas agarrando nuestras carteras de valores?

 

Ya no llegan cayucos, ahora parecen transatlánticos. 150,260… esos son los números de la infamia, de la vergüenza, de los que ante la falta de ayuda para el desarrollo de sus pueblos tienen que abandonarlos para jugar a la ruleta rusa con el mar, esperando alcanzar un sueño o una pesadilla. Lo mejor de África se está quedando en el mar. Mientras los ministros de economía anuncian que se tendrán que reducir los presupuestos de ayuda a estos países.

 

Llevo dos semanas denunciando que la Consejería de Educación ha decidido anular el Programa Educar para la Paz, la Solidaridad y los Derechos Humanos; y por tanto dejar la Red Canaria de Escuelas Solidarias a la deriva de la buena voluntad del profesorado que llevamos 15 años impulsando esta iniciativa. Claro, con la que está cayendo es mejor  que las próximas generaciones duerman en el conformismo, en el hedonismo del mercado, en la inoperancia de las videoconsolas. Es mejor desviar los esfuerzos y los dineros para tener más teles, más policías, más coches oficiales…

 

Ni siquiera las crisis son para todos igual. Salvemos el mercado, salvemos a los banqueros y a los que especularon con lo que no había, salvemos  las bolsas de los ricos; quizás para que podamos seguir dando las migajas a los que llevan siglos pasando hambre.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 2, 2008 en Margullando en la realidad

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: