RSS

Está haciendo frío.

31 Oct

Buenos días Canarias:

 

Parece que viene un duro invierno, estos días tempestivos lo auguran.

En otoño todo comienza a estar en declive y la naturaleza se prepara para morir, atrás quedan como un recuerdo vago, las flores, los aromas, las tardes cálidas del verano.

Este otoño ha llegado de repente, de pronto a comenzado a hacer frío y la humedad ha empezado a carcomernos los huesos. Pero nosotros estamos al abrigo de las inclemencias, llueve pero no nos mojamos, hace un frío que pela pero nos abrigamos, si acaso alguna humedad, pero nada que no solucione una manita de pintura.

 

No dejo de pensar en los que están a la intemperie, los que sufren las riadas sin tener donde asirse, los que pasan el frío más duro que no es otro que el de la indiferencia, los que se hacen invisibles, o los hacemos invisibles entre tanta niebla absurda, los que siempre tienen los ojo húmedos, los que le tienen pavor al próximo invierno, porque el invierno siempre es sinónimo de muerte.

                           

Cuando les digo a veces al alumnado lo privilegiados que somos, comienzan siempre a escucharme de un modo un poco incrédulo, pero finalmente suelen darse cuenta de que es verdad.

 

Les suelo decir que tenemos una suerte bárbara por lo que somos, por haber nacido tan sólo 200 kilómetros más allá de las costas del continente africano. Les hago hacer el ejerció de pensar que sería de sus vidas, si este otoño les hubiera pillado en Senegal, en Nouadhibou, en Tinduf, en Gambia, en Etiopía, en Mozambique, en el Congo… Cierto es que suele terminar abatidos cuando les hago comparar sus tristes vidas preocupadas por el saldo del móvil, por los conflictos entre amigos, por la crisis que hace que sus padres no les den más, por si les gustará lo que les pongan en la mesa hoy; muy diferente claro está a las preocupaciones cotidianas de cualquier chico o chica de su edad que vive a sólo 200 kilómetros más allá de este paraíso venido a menos.

 

Hoy celebramos el día de los difuntos, muchas familias se acercarán a los Campos Santos  de ciudades y pueblos, a depositar unas flores y un recuerdo por aquellos familiares que nos precedieron en el camino. Déjeme que simbólicamente en estas líneas me acerque a la orilla de cualquiera de nuestras playas y allí haga lo propio por todos lo que quedaron en el mar, por los que creyeron que nuestro invierno era más suave y llevadero, y se lanzaron en un cayuco o una patera a la búsqueda del paraíso.

 

Está haciendo frío, hay humedad, el invierno viene fuerte; ojalá sea el preludio de una nueva primavera, donde estalle para todos la vida, donde haya para todos un camino y una verdad.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 31, 2008 en Margullando en la realidad

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: