RSS

Soy profesor de Religión y no me importaría poder impartir Educación para la Ciudadanía.

02 Feb

Sin duda, hay que decir que no todo vale. En la vida hay determinados códigos éticos que son universales y que debemos universalizar. Algunos autores lo llamaron ley natural, otros lo denominan ética de mínimos y más recientemente los que hablan de una ética global, para un mundo global. Pero se le llame como se le llame, son muy pocos los y las que defienden hoy en día posturas más radicales, las de un relativismo ético, o un subjetivismo tal, que nos conduzca al todo vale.

 

En tiempos de crisis la reflexión ética se tiene que agudizar, es necesario revisar parámetros y afrontar nuevos paradigmas, para nuevos momentos. Sin embargo si debemos tener claros los puntos de partida, los cimientos firmes desde los que debemos construir.

 

Nadie pone en duda, que en el panorama actual, se hace necesario apuntalar una buena educación en valores. Los cambios sociales acelerados, las transformaciones a las que se ha visto sometida la vida familiar y social, las globalizaciones de todo menos de la paz, la justicia y la dignidad… Hacen, repito, que todos los que intervenimos de algún modo en la formación de niños y jóvenes, nos debamos dedicar con esmero a educar para la vida, para una vida digna, inteligente y ética.

 

Así que no me voy a cortar un pelo, soy profesor de Religión y educo a mis alumnos y alumnas a ser ciudadanos y ciudadanas, sé que les transmito unos valores determinados, una forma de ver y de entender el mundo, pero hay un sustrato básico en el que coincido con muchos y muchas que también tratan de educar en valores. Vuelvo a insistir, soy profesor de Religión y no me importaría poder impartir educación para la ciudadanía, es más estoy seguro de que lo hago.

 

Así que hay determinadas polémicas que no entiendo, hay determinadas luchas políticas que me aburren, hay discursos que se me escapan, y discusiones que me parecen una pérdida de tiempo; cuando lo que hay, es un montón de cosas que hacer para prepararnos y prepara a las futuras generaciones para que sean capaces de construir un mundo mejor. La escuela está demandando nuevas reflexiones, nuevos métodos, y un nuevo impulso para ese reto. Todos y todas podemos y debemos contribuir a ello, no podemos seguir perdiéndonos en simplezas cuando hay tanto camino por recorrer. 

  

El Viernes pasado más de 700 alumnos y alumnas de secundaria que pertenecen a la Red Canaria de Escuelas Solidarias, salieron a la calle a pedir paz; ¿Cómo les vamos a educar para la paz, si la mayoría de las veces nos ven enfrentados?

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 2, 2009 en Margullando en la realidad

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: