RSS

Comienza el verano.

14 Ago

Buenos días Canarias:

Recuerdo que cada año por estas fechas andábamos en casa organizándolo todo para bajarnos a la playa. Recuerdo el trajín de bolsos, ropa, juguetes, colchones y comida que en sucesivos viajes íbamos llevando al mismo apartamento de todos los veranos. Recuerdo con que fuerza llegábamos, como aquellos cuatro pisos de escalera no suponían nada a la llegada y todo un calvario cuando allá por septiembre tocaba recoger.

Recuerdo el sacrificio de mi padre recorriendo a diario la carretera entre Las Palmas y Arinaga cuando aún no había autopista, para que todos disfrutáramos de aquellos veranos. Y recuerdo también lo larga que se hacía aquella carretera cuando una vez por semana nos tocaba a uno de los hermanos acompañarle para no cerrar la tienda durante el verano.

Recuerdo a mi madre en el balcón de aquella casa amarilla, oteando el horizonte y contando mentalmente cada vez que localizaba a uno de nosotros en un rincón distinto de la paya: allí está Sissi, y aquel es Juan en el muelle. Menos mal que  Mary y Luisi siempre andan más o menos juntas. Allí está Quique sentado en el muro, cualquier día se me cae abajo… ¿Y Helio, dónde anda? Ah!, está en el agua margullando como siempre…

Recuerdo que cuando daban más o menos las nueve solía llegar mi padre, cansado y sudoroso, con una cierta panza de burro en la mirada, que se disipaba cuando se ponía aquellos pantalones cortos, aquellas sandalias de playa y un cachorro; y se iba con tío Juan a echarse un pisco a los Tres Arcos.

Así pasábamos los veranos, uno tras otro, siempre igual y éramos muy felices; y aún, cuando paso de tarde en tarde por Arinaga, se me sigue erizando la piel cuando su brisa me empuja o su mar me llena los pulmones de sal.

Quizás las cosas han cambiado algo, o cada uno valora estos periodos vacacionales de distinta forma ahora, las carreteras ya no son las mismas y tenemos que hacer campaña para que haya mucha prudencia, (¡¡¡uufff si nos hubiera cogido la guardia civil en aquel entonces!!!) Pero el sentido del descanso de este periodo estival sigue siendo el mismo, la necesidad de reponernos del esfuerzo, de encontrarnos con los nuestros, de volver a lo esencial, de respirar un poco más hondo y más despacio.

Hoy me gustaría agradecerle a todos los padres y madres los esfuerzos por habernos regalado aquellos veranos de la infancia, sobre todo si me lo permiten a los míos.

Es cierto que ya no vamos todos juntos a Arinaga, es cierto que llegó un momento que no se pudo hacer más y los veranos cambiaron para todos, pero cada vez que nos reunimos esa semanita en el sur todos juntos, es como si rebobináramos la historia y volviéramos a aquellas noches junto al faro, o paseando por la avenida, juntos y respirándonos el mar.

Anuncios
 
5 comentarios

Publicado por en agosto 14, 2009 en Margullando en la realidad

 

5 Respuestas a “Comienza el verano.

  1. Sissi

    agosto 27, 2009 at 6:31 pm

    Volver atras…… no está bien pensarlo……………

    yo tb añoro aquellos veranos de adolescencia…… con tantas cosas nuevas que indagar y sentir…. y el maravilloso viento que sentimos el otro día…….. y las aguas transparentes de Arinaga
    he recordado el baño, al llegar a la costa brava y encontrarme las playas llenas de gente y super sucias…….

    Quizas sea la condición de que nos hacemos grandes………, podemos volver ………….

    hay veces que daría la vuelta atras para volver a sentir aquellos maravillosos sentimientos juveniles……….

    besos portate

     
  2. Quique

    agosto 28, 2009 at 5:40 pm

    Ha sido Mamá la que me ha dicho que te lellera.

    Siempre me pones la lagrimilla en el ojo, como las malas películas americanas de estrenos TV. Pero yo lloro hasta con el Telecupón de pensar que alguien se lo ha ganado…

    Crecimos, reímos y soñamos con amores en Arinaga…

    Veo a mis hijos y pienso que nunca les podré dar un verano como el que nos dieron. Ahora tenemos que buscarles otras diversiones, porque para costear un verano como aquellos hace falta un sueldo de ministro, de esos que no se congelan y que subén cada año muchocientas veces más que el IPC.

    Arinaga: Poder salir a la calle sin miedos, jugar descalzos a la pelota en la terraza de algún Quintana, merendar-cenar bocadillos de tortilla con Intercasa, nadar mar adentro en busca de una nasa, hacerle un recado a tía Fernanda para ganarse 25 pesetas, escaparse al Soco Negro (toda una escursión), pedir prestada una bici, admirar a tus hermanos mayores y molestar a tu hermana pequeña, tenerle miedo a los perros de Melita y a Chano el negro, perder a Papá de vista en alta mar cuando salía a pescar con tio Juan y Rafael, espiar a alguna niña que espiaba a tu hermano, jugar a las cinco piedras mientras tu hermana daba el giro 4000 en el “JulaJó” sin que se le cayera, comer membrillo y pan de Las Rosas prestado, descubrir el sabor de un beso jugando a verdad o consecuencia, Mamá con su gorro de margaritas dando saltitos y grititos disimulados las pocas veces que se bañaba, un paquete de pipas de 15 peladas en la avenida grande, la madrugada que nos pegamos para ir a despedir a Sissi que viajaba con la familia de Peyo en carabana por Europa, Juan peludo con pulseras de cobre que manchaban de verde su piel, Mary, Luisi, Pepi y las demás lavándose el pelo con champú en el mar, Helio pescando peces y chiquillas, Ana siempre cerca de Mamá, Roberto, Toni, René, José Antonio, Rafa, Cristina, los Morales, sangría en la caseta del perro, ¿quién ha dicho que me tiene que gustar Nayra?, la tele en color de Periquín, una familia con un pony, las fiestas del Pino, Don José el farero…

    El año pasado estuve en la Vará del pescado (que por cierto se celebra hoy) y buscando aparcamiento entre ese sinfín de calles nuevas, volví a pasar por la pescadería Estevez y en la puerta estaba Chano el Negro. Ahora lo miro con añoranza y veo que no ha cambiado, aúnque tiene la piel curtida por esas arrugas de lobo de mar.

    Nos queda el recuerdo.
    Un beso de El Solanas.

     
  3. Quique

    agosto 28, 2009 at 5:53 pm

    Se me olvidaba!!! Los cudernos de ortografía que me mandaban para verano, no me siriveron de nada.

     
    • Helio

      agosto 30, 2009 at 11:00 pm

      Querido Solanas venido a menos:
      Deberías escribir más, tú también me emosionas a mí.

      Es cierto, son tantos y tantos recuerdos que podríamos escribir toda una historia, veo que tu memoria es prodigiosa, y seguro que si nos sentamos con unas cervezas nos acordaríamos de: las leches que nos dimos y los muros de los que nos caimos, del Englis-house que era un sitio al que iba Juan y del que volvía como un héroe sin haber hecho nada; de los bugüis hechos con la chapa de las cjas de fruta, del cascahuesos, de la planeta y la zona de arena que había delante de casa, de Gustavo y Quini, de los cochitos de choque que se instalaban delante de casa… en fín ¡Qué viejos estamos! Tú tenías un cabello rubio intenso y abundante… aunque siempre fuiste un poco pazudo, ¿Te acuerdas de lo bien que te quedó el traje de príncipe?

       
  4. Sissi

    septiembre 4, 2009 at 6:55 pm

    no se lo que he hecho…………..por segunda vez………..a desaparecido…………paresco tonta………. bueno, solo algo mayor y cansada

    lo dicho el próximo verano a arinaga………..

    aprovecho para desearles muy buenas fiestas del pino en arinaga…………..tb las recuerdos…

    desde la distancia y disfrutando de los comentarios

    la hermana de los madrugones (yo no lo recuerdo…), algo rarita/diferente siempre he sido según mamá

    bess

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: