RSS

Pájaro preso en la fuente del Retiro.

16 Ene

Aquella mañana de invierno el agua brillaba más que nunca, era como un espejo o esas lunas de cristal cuando el sol las besa. No lo pudo resistir, menos aún cuando vio aquel trozo de miga de pan que aquel niño anónimo le lanzó como un reto al centro de la fuente. Voló hasta allí, aterrizo como de emergencia y resbalo sobre la superficie. Cuando quiso saltar un poco para picotear la miga, ya era demasiado tarde, su pié diminuto… tendría que esperar el deshielo.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 16, 2010 en Microrrelatos

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: