RSS

Telón y terciopelo

30 Jun

Llegó taconeando sobre las cinco de la mañana. Lanzó con desgana el bolso sobre el sofá. Se sirvió una última copa. Se planto frente al espejo, por un momento se contempló. El maquillaje había aguantado bien toda la noche, casi le daba pena quitárselo. Se despojó despacio de toda la ropa, como quien deja atrás todos sus sueños. Luego se puso, sobre la piel desnuda, una bata de terciopelo que colgaba tras la puerta del armario. Comenzó a desmaquillarse con ternura, como quien va acariciando el pasado, los miedos que se ocultan tras una sonrisa perfecta, las burlas que se esconden tras el rubor de las mejillas, las lágrimas que siempre acuden a joder el rímel, todo lo que pudo ser y nunca fue una sombra en la mirada… Cuando acabó,  vio al fin todas sus penas dibujando sus arrugas; se dio la vuelta y meó de pié salpicando la tapa. Luego apagó las luces y dio por concluida la función.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 30, 2011 en Microrrelatos

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: