RSS

WhatsApp

23 Feb

imagesNPTI21J5    No discutían ya, ni buscaban excusas para entender, que todo había muerto. Los silencios, no se hacían tan incómodos, y las horas muertas se compartían sin problema. De vez en cuando un emoticón, un mensaje compartido. Cuando tocaba hacer el amor —como ya no fuman—, él se dormía de inmediato.  Ella desbloqueaba su móvil por ver si había algo por ahí, que mereciera la pena.

Lo dejaron una noche que el servicio de WhatsApp se cayó.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 23, 2014 en Brevedades, Microrrelatos

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: