RSS

Alergias primaverales

20 Mar

Apareció por la esquina de la calle. No más verla, re­cordó que seguía siendo primavera. La miró con discreción, la distancia que les separaba se lo permitió en varias ocasiones. Así pudo contemplar con qué alegría se movía su traje estam­pado de fondo rojizo, dejando patente una silueta firme y es­belta que interpretaba sinfonías a cada paso. A medida que se acercaba se adivinaron unos ojos azul mar, que miraban, aquí y allí, con la sutileza del vuelo de las mariposas. Su cabello rubio bailaba al son de la música que sonaba en su mp4.

Sólo faltaba el olor, porque lo del tacto, ni pensarlo. Mantuvo la dignidad, el ritmo y la dirección de sus pasos. Cuando estuvo a su altura, hizo una profunda inspiración tra­tando de captar el aroma de su perfume, o tal vez, así le pareció en los primeros acordes, un agradable y suave aroma a gel de baño mezclado con crema hidratante. Casi sin darse cuenta cerró los ojos mientras terminaba de captar toda su esencia.

Cuando pudo abrirlos, buscó con la mirada a la chica. Huía despavorida a refugiarse en un cajero automático. A él , mientras tanto, dos transeúntes que pasaban le ayudaban a sa­carse el vestido de la nariz.

Portada11034280_1032016300161756_611774051706706994_n

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 20, 2015 en Brevedades, Microrrelatos

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: