RSS

Archivo de la categoría: Margullando en la realidad

mis reflexiones sobre la realidad.

Gobierna tú, que a mí me da la risa.

ni_ni

Por qué tiene uno la sensación de que es demasiado tarde para lo honesto, lo honrado. Por qué huele tanto la “nueva política” a un potaje que está a punto de pasarse de fuego. Por qué seguimos creyendo que casi todos nos engatusan con discursos que ya no necesitamos, o que llegan demasiado tarde. Por qué nos siguen tomando por una sociedad amnésica, que olvida con un gesto, una inauguración, o una fiesta, que ayer, solo ayer, nos sorbíamos los mocos. Posiblemente porque así es la cosa.

Ayer asistimos a un debate que todo el mundo ha tildado de histórico, y probablemente lo fuera. Pero se nos vendió desde el principio como si de una semifinal de la Champions league se tratara, quizás porque, en esta sociedad de pan y circo, es lo que toca. Quizás porque todo el mundo espera la épica de las remontadas, las victorias por goleada, la esperanza de que tras el partido todo cambie.  Que los himnos y las banderas sean suficientes para subir la moral. Pero muy bien sabemos de lo efímero de esas alegrías. Yo sigo prefiriendo “hablar de cosas imposibles, porque de lo posible se sabe demasiado”.

Ayer ganaron todos, como siempre. Nadie pierde cuando lo que está en juego es solamente el turno para tirar los dados, en esta partida de Monopoly en la que se ha convertido lo público.

Quizás exagero, y sí que hay perdedores. Los que siguen perdiendo siempre, los que ven la partida desde la periferia del tablero, los que dejan su futuro en manos de los ávidos jugadores que han tomado el cubilete y les han convencido de que  es mejor que tire yo por ti.

Al final nadie es más alto que nadie, ni más guapa, ni más sabio, ni más capaz, ni más pragmática, ni con más suerte, ni mejor gestor, ni siquiera, mejor persona.

El cambio, si llega, llegará de cada uno de nosotros y nosotras, de una sociedad que se empondere y no permita más silencios hasta el próximo debate. De unas personas conscientes de su responsabilidad con lo público cada día, haya o no debate del siglo, ganen o pierdan los míos. Una sociedad adulta y capaz de ver más allá de los programas y eslóganes. Una sociedad protagonista, que tome las riendas, que se crea de una vez por todas que los políticos son servidores públicos, y no eche a suertes, o se deje engañar, para ver a quién le otorga el privilegio de servirse de lo público por cuatro años.

Ayer algunas cosas me sirvieron más que otras, algunas palabras me las creí más que otras, pero al final sé que nadie tiene varitas mágicas, ni llaves maestras para abrir puertas blindadas. Sé que la revolución y el cambio que necesita esta sociedad, es precisamente convertirnos en una sociedad nueva, y eso pasa por una nueva forma de entender lo público. El espacio público no es más que la suma de voluntades personales, no es más que la regeneración de uno y una misma, y desde ahí construir una nueva humanidad.

Cada uno y cada una de nosotros tendrá que desterrar la mentira, el egoísmo, la codicia, la ira, el inmovilismo, la ignorancia… si queremos que nos vaya mejor. El consenso, la necesidad de aglutinar los esfuerzos en lo común, el mirar por el bien de todos y todas, la empatía, es lo único que permitirá un cambio real. No han servido para nada las contiendas, las luchas, las revoluciones que han dejado de lado a los que no supieron o no quisieron sumarse. O cambiamos todos, o nada cambiará. Si no, seguirá siendo el tiempo de los de siempre, los que se ven legitimados por una mayoría silenciosa que solo sabe decir cada cuatro años: gobierna tú, que a mí me da la risa.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 8, 2015 en Margullando en la realidad

 

Etiquetas: ,

Los ojos flotan para siempre en la memoria.

“Los ojos abiertos de los ahogados son una interrogación. Miran a la muerte, preguntan, piden explicaciones. Cuando la muerte ajena depende de nosotros, los ojos flotan para siempre en la memoria.”Luis García Montero

 Pegado de <http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2014/02/15/los_ahogados_13584_1023.html>

Los ojos hablan más que las palabras. Preguntan, ríen, sueñan en voz alta, y a veces callan para siempre.

Anoche mis ojos, atónitos,  escucharon a los contertulios de turno tratando de depurar responsabilidades por “lo de Ceuta”. “Lo de Ceuta” que son más de treinta ojos que siguen espantadamente muertos.

No me interesan los culpables. Todos somos culpables, por nuestra hipocresía, nuestra pasividad frente a los que canonizan unas vidas y desprecian otras.

Al final, parece que sólo importaba de qué lado cayeron, dónde tragaron más agua, dónde perdieron su brillo de esperanza aquellos ojos.

Al menos los ojos de los seres humanos son todos iguales, miran de igual modo, y entienden… Aunque haya quienes siempre prefieran mirar a otro lado.

NáufragosInmigrantes-Ceuta

Tiritando de miedo,
en mar envueltos.
Cuarenta noches les mentimos,
les hicimos creer,
que afuera,
aguardaban los sueños.
 
Ahora,
los  regresamos,
sin lamerles las heridas,
ni el fracaso.
Les deportamos,
sin nada,
sin rumbo,
más perdidos todavía.
Náufragos de todo.

 

 

Etiquetas: , , , ,

Una sociedad enferma

La impunidad de los mentirosos y tramposos, se ha convertido en una seña de identidad muy peligrosa para la convivencia.

Alguien se propone llegar al poder adoquinando el camino de mentiras, y lo consigue.

Entonces se cree con patente de corso para hacer lo que le parezca, y se siente para ello legitimado.

Manejan el bien común desde el engaño y el robo,  y del bien-estar nos dejan sólo con el bien-estuvo.

Ya nadie se molesta en contrastar. No tiene valor ninguna palabra. Le hemos perdido el respeto al honor, a lo que es decente, a la justicia. Estamos empezando a no creer en nada, y a no creer a nadie.

La presunción de inocencia muere ante la certeza de que nadie es impune.

Nunca tuvimos tan claro que la justicia es ciega, manca y coja. Una justica cautiva, no es justicia.

Y ahí estamos, en una crisis que no se va a resolver en ningún mercado, que no sanara en ningún hospital privatizado, que se perderá entre los programas mercantilistas de una escuela que agoniza.

La sociedad está enferma, sus miembros han perdido el norte, y el sálvese quien pueda no dejará más que victimas y escombros de lo que fuimos.

Hijos de Eva

 1303767451_pictures_16
En el ensayo general 
del fin de los tiempos,
aúllan sirenas.
Cabalgando colores
rondan la muerte.
El insomnio del hambre,
la victoria amarga
que nos deja la guerra.
 
¿Hasta dónde
se extiende el ocaso?
La estampida del ser
hacia el abismo.
 
En una esquina del paraíso,
los hijos de Eva,
se atragantan
chupando caramelos.
    
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 2, 2013 en Margullando en la realidad, Poemario

 

Etiquetas: , , , , , ,

Lectores empedernidos

whatsapp_77_645xÉramos de los peores índices de lectura de Europa. En ciudades como la mía, en las que no hay metro, y las distancias son  más bien cortas, era muy difícil ver a alguien leyendo. Tal vez en la consulta de un médico, en la playa, rara vez en un parque.

Tenemos un clima envidiable, aquí las terrazas duran todo el año, pero antes eran para charlar ruidosamente mientras tomábamos compas. Ahora te encuentras a amigos, familiares, parejas… que no  pueden parar de leer ni cuando están juntos.

En pocos años, el panorama ha cambiado radicalmente. Ahora es raro que veas a alguien caminando por la calle con la cabeza alta. Vas en la guagua y todo el mundo, servilmente con su cabeza gacha. Hasta los guardias civiles de la aduna de los aeropuertos, están a su lectura. En los centros escolares hay que castigar a los que agachan la cabeza para leer entre las piernas. Los índices de accidente de tráfico han variado, ahora hay más muertes por distracción lectora que por tasas de alcoholemia. A poco que te descuides, tienes que pedir perdón, o esperar pacientemente  a que tu interlocutor acabe de leer y enviar sus lecturas, para que te pueda atender apenas el minuto y medio en el que vuelve a llegar un nuevo mensaje, que debe leer de inmediato como si en ello le fuera la vida.

 Si, los índices de lectores se disparan,  y es que el Whatsapp nos está cambiado la vida. Ahora tenemos todo el tiempo del mundo para leer.

 

Etiquetas: , ,

La dignidad no puede ser condenada a cadena perpetua

 307350_418929988194775_206141425_n Hace 37 años, los que entonces dirigían los destinos de España, firmaron a escondidas la venta y el futuro de un pueblo. Nadie es dueño de un pueblo, los pueblos son dueños de sí mismos.

  A los ciudadanos y ciudadanas de bien siempre nos ha resultado repulsivo el abuso de poder y la dejación de responsabilidades de sus dirigentes. Ante ello nos revelamos  y ejercemos la solidaridad con los desterrados, los olvidados, los exiliados, los abandonados.

  La defensa de la causa saharaui es, sin lugar a dudas, una de las señas de identidad de la solidaridad del pueblo español. Nosotros no queremos olvidar, no queremos mirar para otro lado, no toleramos el olvida y las artimañas de la “política internacional” que mercadea con el futuro de las personas y los pueblos.

  Anoche se vivió un capítulo más de esta ignominia. Un tribunal militar “juzgó” y condenó a los 24 presos políticos saharaui de Gdeim Izik , cuyo delito ha sido defender los derechos humanos, proclamar y defender su identidad, manifestarse pacíficamente. Les condena un “reino invasor”, gobernado por un sátrapa que tiene sus manos manchadas de sangre inocente, en un “país” que no respeta nada, ni a nadie, que se dice -y para vergüenza de todos así se lo reconocen, tapándose la nariz supongo, la comunidad internacional – , un país  democrático, amigo, y defensor de la libertad y el progreso…   Nueve cadenas perpetuas, cuatro condenas a treinta años de cárcel, siete condenas a veinticinco años, tres condenas a veinte años, sólo dos presos ha sido puestos en libertad. Esta es la sentencia absurda de un juicio absurdo, con el beneplácito de una comunidad internacional cada vez más enferma y disparatada.

  Los medios hoy, una vez más, apenas se han hecho eco de esta noticia. Nuestras corrupciones, nuestras crisis, nuestra falta de democracia y libertad empañan todo. Como expiando nuestras culpas, todo se está virando y volviéndose en contra nuestra. Los que ayer miraban y señalaba las miserias de otros, hoy ni se sonrojan cuando les destapamos sus vergüenzas.

¿Qué será lo próximo?

  El día que ese “vecino y amigo” se revire y muestre realmente sus cartas, los que se sentaron a su mesa, los que le vendieron armas para la represión por un euro, los que les entregaron cartas y cheques en blanco para que se movieran a su antojo… todos ellos, les llamarán barbaros, terroristas, criminales, enemigos y huirán con el rabo entre las patas.

  Sólo quedaremos resistiendo los de siempre, las mujeres y los hombres de bien, los pueblos que entendieron que la libertad, la dignidad, la justicia y la paz, no pueden tener precio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Etiquetas: , ,

La indiferencia

Reacción

Debemos ser los mismos, los que nos interrogamos por qué tanta indiferencia, y los indiferentes. Nos preguntamos por qué tanta indolencia. Pasamos las tardes  investigando en las redes virtuales  quiénes se están moviendo. Mientras, las calles están solas y vacías.

Ellos, los otros, los que nos obligan a preguntarnos, calculan las respuestas. Las suyas para seguir engañando. Las nuestras para saber que, aún hoy, seguimos aguantando.

 

Etiquetas: , , , , ,

¡Dios nos coja confesados!

—Hoy vamos hablar del pecado —les dije el viernes a mis alumnos y alumnas.gse_multipart47630

Comprenderán, que sus ojos se abrieron como nunca antes lo había hecho un viernes a primera hora.

Les expliqué que quería partir de lo que había ocurrido el día anterior en nuestro país. Ni idea.

—No podemos vivir de espaldas al mundo, tenemos que saber que pasa a nuestro alrededor.

Les dije que la corrupción no es otra cosa que una agresión al proyecto humano, y desde ahí fuimos desgranando que es eso de ser un Ser Humano. Llegamos a los valores, a la necesidad de una ética universal de mínimos que puedan reconocer todas las culturas, todas las tradiciones, todas las religiones, todas las ideologías; y concluyeron que se podía reducir al respeto a la vida, respeto a los demás y a la veracidad.

Volvimos al principio para darnos cuenta de que en este momento, en nuestro país, esos principios fundamentales están ausentes, y ponen en peligro los cimientos de nuestra convivencia.

Esta generación va a gobernar, van a ser los profesores y las profesoras del mañana, las periodistas, los jueces y abogadas, las empresarias y los banqueros. ¿Qué les vamos a dejar? ¿Cuál va a ser el legado ético sobre el que cimentarán su convivencia?

Se supone que los que nos gobiernan hoy, recibieron una formación ética y humanística basada en principios cristianos, incluso aún se jactan de ello.

¡Dios nos coja confesados!

 

Etiquetas: , , , , ,