RSS

Archivo de la categoría: Sólo soy un lector

Sin pedir permiso, de Conchi Moya

sin-pedir-permiso

Los que hemos probado en alguna ocasión esa droga que se llama radio, sabemos que es de lo más adictiva.

Hubo un tiempo, sobre todo, en el que la comunicación libre, el gusto por hacer llegar a otros lo que se pensaba, lo que se escuchaba, lo que se leía, la necesidad de contar lo que realmente estaba pasando, se tornaron absolutamente imprescindibles. Más allá de los corsés que nos habían trincado durante cuatro décadas, los que habían paralizado nuestros cuerpos, habían vuelto rígidas nuestras mentes, y nos habían hecho perder el paso de la historia.

Así nacieron, en la década de los 80, las radios libres y comunitarias, como una experiencia de la que hoy deberíamos seguir aprendiendo.

En este marco, arranca la novela “Sin pedir permiso” de Conchi Moya, como un grito necesario para no dejar morir una época, unas ilusiones, y un impulso de libertad, que seguimos sintiendo tan necesarios.

Marina es cualquiera de todas y todos aquellos que, casi por casualidad, tocamos ese mundo. Es el prototipo del frenesí de esa juventud de la postmovida, que no se resignaba a vivir como sus mayores, que despertaba a las ansias de libertad, a beberse la vida en tragos largos, a buscarse un lugar en la España que se desperezaba de un largo  y lejano letargo.

La radio como espacio, la palabra como arma, los libros de viejo, los comics, los fanzines y las revistas como moneda de cambio, la autogestión como esperanza, la música como el aire que respirar. Una novela cargada de simbolismos, de imágenes y escenas que nos devuelven a esa juventud fresca y chispeante que nunca debimos perder.

Entonces aparece Marcos, Animal, Jota, Germán… los antihéroes tan necesarios en todas las épocas, los que marcan el rumbo de todas las batallas que sabemos que están perdidas antes de iniciarlas, pero que nos hacen sentir la vida como nada. La lucha entre el amor romántico y el amor libre, lo convencional y la transgresión como necesidad de ser, la inquietud que nos aleja de la artrosis, la necesidad de futuro pero sin que sea a cualquier precio.

La novela de Conchi la entiendo, desde la distancia -yo siempre contemplé estas movidas madrileñas desde el exilio de unas islas en las que todo llega con un tiempo de retraso, muchas veces ya matizado, descolorido y edulcorado-, como la fotografía dinámica de una época de explosión creativa y diferente, que los de siempre, los que estudian los mercados, los que aventuran las modas, los traficantes de sueños, se encargan de modificar, adaptar y encauzar, para que lo nuevo, lo diferente, lo esperanzador, se convierta la mayoría de las veces en mera nostalgia.

Una novela ágil, fresca, novedosa en su estructura de flashes, tierna y canalla como la época que describe, evocadora, divertida y sobre todo musical. Me parece un logro saber conjugar tantas cosas en una novela tan versátil.

Sólo un pero, que a los que comenzamos a escribir siempre nos vienen muy bien. Tal vez sea por esa estructura de flashes que he mencionado, pero, como lector, hay algunos personajes, momentos políticos, realidades como el nacimiento del movimiento okupa, las drogas… que personalmente me dejaron con ganas de más. Tal vez la autora se anime a desarrollarlas en próximas obras, que celebraré sin duda.

Conchi nos deja una perla, un diamante a pulir de lo que fue y pudo ser, de los sueños de una generación que no tenía donde caerse muerta pero que, a base de imaginación, llegó a tocar el cielo sin pedir permiso.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 16, 2016 en Libros, Sólo soy un lector

 

Etiquetas:

La voz mirada. De Aquiles Javier García Brito

Me encanta la idea de que un poemario sea una voz mirada.lavozmirada

Esa es la interpretación -libre- que yo he querido hacer del poemario de Aquiles García Brito.

Sus poemas, su voz cercana -casi de lo cotidiano diría yo-, hacen que el recorrido por su mundo sea eso, una mirada a lo que tiene que decirnos.

Es un  viaje desde la rebelión juvenil, a la madurez serena. De la nostalgia playera, a los sueños sin retorno del destino.

El tránsito desde un sábado de pesadillas domésticas y centros comerciales, a un domingo de pasión y libros por el suelo.

Un paseo del adosado a la playa, con la nieta.

La aventura que va, desde la belleza escondida en un ecógrafo, a una cita casi a ciegas en el parque.  De las llamadas perdidas, al amor reincidente.

La distancia  que hay del dolor a la aceptación. Del pecho nutriente, al lecho moribundo de la madre. Del naufragio de la vida, a la renacida esperanza. De las palabras vivas en el tiempo, a las lenguas muertas de los malditos.

No se nos va el tiempo, si vivimos tan intensamente como Aquiles. El reloj mejor dejarlo,  deliberadamente olvidado, junto a un cubo y una pala en la arena de la playa. Así, cada vez que paseemos por esta orilla  de “La voz mirada”,  nosotros y el poeta seremos un poco más inmortales.

 
2 comentarios

Publicado por en enero 25, 2013 en Sólo soy un lector

 

Etiquetas: , ,

“Una mujer es…” De Juan Francisco González Díaz.

397627_144998548991244_1975808589_nLa poesía de Juan Francisco es un plato que se cocina lento. Se vislumbra el trabajo, la elaboración, el gusto por encontrar los ingredientes, las palabras adecuadas y necesarias.

Los buenos platos, no deben engullirse. Hay que comerlos con mesura, disfrutando. Reconozco que tuve que repetir el plato un par de veces para degustar todos sus matices.

Juan Francisco es un trovador cubano, que llena de calor y pasión los retratos de la mujer que ama y de las mujeres que amó.  Su poesía es directa, firme, recia; pero siempre con un regusto final a dulce picardía. Disecciona en cada verso los entresijos del romanticismo, el erotismo, la pasión, el amor entregado y recibido.

Dicen que la poesía es un acto de exhibicionismo, el poeta deja al desnudo sus vivencias y sus sentimientos. Cuando se trata de poesía de amor y pasión esto aún es más evidente. Sin embargo la elegancia, la síntesis y la fuerza de estos poemas, despiertan en mí la envidia sana de lo vivido, pero no menos la admiración por la recreación final en tan bellos poemas.

Hace unos días, tuvimos la posibilidad un grupo de amigas y amigos, de ponerle voz a los poemas de Juan Francisco. Fue una noche linda de música y sensualidad; pero me sigo quedando con oírlos en su voz, esa voz profundamente caribeña que baña de magia y seducción cualquier palabra de amor.

Sigo paladeando, de tarde en tarde, lo versos del amigo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 
1 comentario

Publicado por en enero 21, 2013 en Sólo soy un lector

 

Etiquetas: , , ,