RSS

Archivo de la etiqueta: Crisis

Los lunes, el periódico

imagesANVEAFXA

No dice nada nuevo, los lunes, el periódico.
Apenas un leve matiz de lo del viernes.
No se han movido las hojas
ni los argumentos dieron para más.
Ya es otoño.
Y aumenta la lista de damnificados,
y los desaparecidos persisten en su ocaso. 
Siguen sin  madres
y sin escuela, los niños de la calle.
Y se ahorcan
por problemas nuevos, hasta los viejos.
Hay riesgo de colapso en los servicios de urgencia.
Y muchos no llegan, y otros se pasan.
La revolución la dejamos para mejor fecha.
Y siguen sentenciadas las fábricas de sueños.
Y violaron la inocencia los custodios del miedo.
Mienten bajo juramento los que diseñan las trampas.
Y desde que yo me acuerdo, no hay treguas, ni armisticios.
Y sigue sin llover,a pesar del otoño.
O, precisamente, por eso,
no habla más que de fútbol,
los lunes, el periódico.
 
4 comentarios

Publicado por en noviembre 19, 2014 en Poemario

 

Etiquetas: , , ,

Tormentas

Este mal humor que nos sacude Paraguas-2
cada vez que viene la tormenta.
Este ir y venir de oceánicos murmullos,
que dejan a la intemperie cualquier verdad.
Estas ganas infinitas de desplegar velas,
justo en el instante ciclogenésico,
y mandarnos a mudar.
 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 21, 2014 en Poemario

 

Etiquetas: , ,

Canción triste de un murguero

 603989_568473936515469_1224946169_n

Eligieron una cara triste de payaso, por lo de la crisis. Subieron los penúltimos al escenario. Cantaron, con más fuerza que nunca, las letras acunadas tantos meses. Se clasificaron para la final. A la mañana siguiente, mientras leía la letra pequeña del embargo, lloró purpurina plateada.

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 12, 2014 en Brevedades, Microrrelatos

 

Etiquetas: , ,

Vivir o morir del cuento

Nos abordó cuando volvíamos del supermercado. El mismo cuento de siempre, pero con otro argumento. La semana anterior lo había jurado por la salud de sus hijos, esta vez juró por su vida: «que me caiga muerto si es mentira».

Minutos después, la ambulancia aullaba su mala suerte calle abajo.

En el suelo quedaron los céntimos que le dimos.

Sus hijos, nunca nacieron.

Del libro “Brevedades”, Las Palmas de G.C.: NACE 2013.

borracho

 
1 comentario

Publicado por en noviembre 30, 2013 en Brevedades, Microrrelatos

 

Etiquetas: , ,

La triste luz que nos alumbra

Lloran las farolaslluvia a la luz de la farola
el invierno del barrio.
La madrugada
no abriga ya los sueños,
ni el hambre
de llegar
a fin de año.
La cola del huracán
llenó de arrugas
las sonrisas.
Sentado en los umbrales,
junto a los escombros
que habitan las calles,
que fueron nuestras,
que ganamos a sangre.
Ahora nos desahucian.
Derrotadas por el exilio,
lloran las farolas,
la triste luz
que nos alumbra.
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 27, 2013 en Poemario

 

Etiquetas: , ,

Una sociedad enferma

La impunidad de los mentirosos y tramposos, se ha convertido en una seña de identidad muy peligrosa para la convivencia.

Alguien se propone llegar al poder adoquinando el camino de mentiras, y lo consigue.

Entonces se cree con patente de corso para hacer lo que le parezca, y se siente para ello legitimado.

Manejan el bien común desde el engaño y el robo,  y del bien-estar nos dejan sólo con el bien-estuvo.

Ya nadie se molesta en contrastar. No tiene valor ninguna palabra. Le hemos perdido el respeto al honor, a lo que es decente, a la justicia. Estamos empezando a no creer en nada, y a no creer a nadie.

La presunción de inocencia muere ante la certeza de que nadie es impune.

Nunca tuvimos tan claro que la justicia es ciega, manca y coja. Una justica cautiva, no es justicia.

Y ahí estamos, en una crisis que no se va a resolver en ningún mercado, que no sanara en ningún hospital privatizado, que se perderá entre los programas mercantilistas de una escuela que agoniza.

La sociedad está enferma, sus miembros han perdido el norte, y el sálvese quien pueda no dejará más que victimas y escombros de lo que fuimos.

Hijos de Eva

 1303767451_pictures_16
En el ensayo general 
del fin de los tiempos,
aúllan sirenas.
Cabalgando colores
rondan la muerte.
El insomnio del hambre,
la victoria amarga
que nos deja la guerra.
 
¿Hasta dónde
se extiende el ocaso?
La estampida del ser
hacia el abismo.
 
En una esquina del paraíso,
los hijos de Eva,
se atragantan
chupando caramelos.
    
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 2, 2013 en Margullando en la realidad, Poemario

 

Etiquetas: , , , , , ,

Naufragios

Al borde del barrio,alcantarilla2

sin mensaje,

tirada quedó la botella.

Se esconde

tras el cristal,

un sorbo de vida rancio,

que ,

en otro color,

se derrama

                     poco                                              Foto: herecomesthesun-ninas.blogspot.com

                                       a

                                             poco

en las cloacas de la ciudad.

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 26, 2013 en Poemario

 

Etiquetas: , , ,

La indiferencia

Reacción

Debemos ser los mismos, los que nos interrogamos por qué tanta indiferencia, y los indiferentes. Nos preguntamos por qué tanta indolencia. Pasamos las tardes  investigando en las redes virtuales  quiénes se están moviendo. Mientras, las calles están solas y vacías.

Ellos, los otros, los que nos obligan a preguntarnos, calculan las respuestas. Las suyas para seguir engañando. Las nuestras para saber que, aún hoy, seguimos aguantando.

 

Etiquetas: , , , , ,

¡Dios nos coja confesados!

—Hoy vamos hablar del pecado —les dije el viernes a mis alumnos y alumnas.gse_multipart47630

Comprenderán, que sus ojos se abrieron como nunca antes lo había hecho un viernes a primera hora.

Les expliqué que quería partir de lo que había ocurrido el día anterior en nuestro país. Ni idea.

—No podemos vivir de espaldas al mundo, tenemos que saber que pasa a nuestro alrededor.

Les dije que la corrupción no es otra cosa que una agresión al proyecto humano, y desde ahí fuimos desgranando que es eso de ser un Ser Humano. Llegamos a los valores, a la necesidad de una ética universal de mínimos que puedan reconocer todas las culturas, todas las tradiciones, todas las religiones, todas las ideologías; y concluyeron que se podía reducir al respeto a la vida, respeto a los demás y a la veracidad.

Volvimos al principio para darnos cuenta de que en este momento, en nuestro país, esos principios fundamentales están ausentes, y ponen en peligro los cimientos de nuestra convivencia.

Esta generación va a gobernar, van a ser los profesores y las profesoras del mañana, las periodistas, los jueces y abogadas, las empresarias y los banqueros. ¿Qué les vamos a dejar? ¿Cuál va a ser el legado ético sobre el que cimentarán su convivencia?

Se supone que los que nos gobiernan hoy, recibieron una formación ética y humanística basada en principios cristianos, incluso aún se jactan de ello.

¡Dios nos coja confesados!

 

Etiquetas: , , , , ,

Carta de despedida

Querido señor, o señora, da igual… A quien proceda o corresponda:

¿Qué hacemos ahora, ahora que ya nada importa, que usted ha perdido lo suyo y yo me he quedado sin palabras? Ahora que los plazos le obligan y a mí me sobra el tiempo. ¿Qué tienen que ver ahora las cifras, las estadísticas, los balances y los objetivos trazados? Ya nada de eso importa, usted sigue siendo usted y yo… yo no sé que seré, si acaso hay algo.

 Me voy, ahí le dejo eso. Posiblemente, para usted, no sea nada. Un expediente más, una tarea inconclusa. Para mí lo fue todo: un proyecto, una vida. Mil recuerdos sobre papel pintado de sueños. Risas que llenaron las mañanas de domingos e inviernos al abrigo. Fue ternura y espanto. Fue calma y algarabía. Navidades blancas y de las otras. Algunos años bisiestos… Ahora ya, nada vale nada.

 Me voy, ahí le dejo eso. Quédense con todo, se lo regalo: las fotos, los calderos, los muebles viejos. Espero que le solucionen la crisis.  A mi ya todo me sobra.

 Seguramente no me alzarán un monumento. No seré como el joven tunecino que levantó un país. Seré solo un nombre, un rictus de vergüenza pasajera, una más de las víctimas de esta mentira que nos dieron.

 Eso me llevo, una mentira. Nunca he creído demasiado, pero es posible que aquello sea más verdad que esto. O, por lo menos, eso espero.

 Querido señor, o señora, da igual… A quien proceda o corresponda: métanse mi vida por el culo.

 Atentamente

Amaia

Barakaldo a 10 de noviembre de 2012

 

Etiquetas: , , ,