RSS

Archivo de la etiqueta: Crítica

BREVEDADES, DE HELIO AYALA. Crítica de María José Vidal Prado.

María JoséHace ochenta años, escritores como Orwell o Huxley profetizaron el horror futuro. Ahora, ese futuro es nuestro presente. Un presente roto, fragmentado, como se retrata en Brevedades, del escritor canario Helio Ayala Díaz.

La extensión de los microrrelatos de Brevedades varía desde la microficción hiperbreve hasta el cuento corto, pasando por microrrelatos de extensión media. Pero todos ellos pueden leerse, como diría Poe, “at one sitting”.

Mientras para algunos críticos la brevedad del microrrelato tendría una explicación sociológica, como género propio de una época convulsa, rápida, consumista y fragmentada, para otros, como Augusto Monterroso, prevalece el criterio estilístico. Para Monterroso, a mayor brevedad, mayor exigencia: “el escritor de brevedades nada anhela más en el mundo que escribir interminablemente largos textos, largos textos en que la imaginación no tenga que trabajar.”

Cuanto menor es el número de palabras de un relato, mayor debe ser su precisión. Helio Ayala demuestra el acertado dominio del lenguaje que logra, en algunos de sus cuentos, donde ni sobran ni faltan elementos: “La arrancadilla”, “Síndrome de Estocolmo”, “Casanova”, “Todo incluido” son algunos ejemplos de su rigor, un rigor lingüístico que llama a un lector inteligente y activo que complete en su lectura la extensión personal, espacial y temporal de la anécdota comprimida en estas historias que saltan como chispazos.

PortadaLos primeros relatos de Brevedades son metaliterarios, es decir, centrados en el propio acto de escribir o leer, en el propio proceso de emisión y recepción del texto. Los temas predominantes en los demás relatos están relacionados con las nuevas tecnologías, la frialdad de las relaciones humanas y la soledad. Ahí es donde el recuerdo de los imperfectos futuros perfectos imaginados por Orwell o Huxley hace acto de presencia. Una curiosa característica de estos relatos de Helio Ayala Díaz es la existencia de un trasvase entre el mundo de las personas y el de los objetos. Las personas adquieren características de productos para el consumo, como sucede en “Amor hipocondriaco”; a veces, se asemejan a los ordenadores, como en el hiperbreve “Sin batería”. Y, como si añoraran los sentimientos que los humanos han perdido, en algunos de estos cuentos son los objetos los que llegan a sentir emociones: por ejemplo, el amor y la nostalgia, en “Historia de una silla” o “¿Estudias o trabajas?”

Al ser el microrrelato un género proteico, es decir, alimentado de y relacionado con los demás géneros literarios, encontramos en Brevedades textos verdaderamente poéticos, como “Puentes de silencio”; otros esencialmente narrativos, como “La Hermandad de las Tres Caídas”; otros que se construyen a partir de refranes o frases hechas que cobran significado literal, próximos a la greguería; otros, en fin, vecinos del ensayo, la reflexión o el humor.

Entre las técnicas narrativas usadas por el autor, llama la atención el uso ambiguo de la tercera persona verbal (la no-persona), relacionado con el tema ya mencionado de la impersonalidad del mundo actual, cuya falta de definición nos conduce hacia un final sorprendente donde esa identidad desconocida se revela bruscamente, como en “Tacón y terciopelo”. En otros relatos, como en “Cuando solo me quede el olvido”, la técnica de Ayala es el cambio de perspectiva, de primera a tercera persona, para expresar la desintegración del yo. Dentro de este manejo magistral de las personas del verbo, destacaría también el relato “Bon voyage”, diálogo en el que se suprime el texto de uno de los interlocutores, y que se convierte en un fiel retrato de la soledad.

Retrato de una sociedad ya imaginada, ahora presente, que leemos con la esperanza de que mejore a partir de la mirada crítica, de la toma de conciencia. Esperanza también de que el autor nos ofrezca nuevos relatos en los que alcance su completa madurez.

Brevedades llama a la concisión y a la participación del lector en la construcción del texto. Para no traicionar el espíritu de estas microficciones, no me extenderé más en el comentario de la obra del grancanario Helio Ayala Díaz. Queda invitado el lector a descubrirlos.

Mª José Vidal Prado

Dónde adquirir Brevedades.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 16, 2013 en Brevedades

 

Etiquetas: ,