RSS

Archivo de la etiqueta: Medios de comunicación

No te dejes engañar.

Lo peor no es que te mientan, sino que te dejes engañar.

Llevo algún tiempo pensando que Saramago tenía razón cuando afirmaba que vivimos en la era de la mentira. Nunca antes tuvimos más información, nunca antes tuvimos más a mano los medios, nunca antes la técnica había puesto a nuestro alcance tantas posibilidades para estar puntualmente informados y formados ante lo que ocurre; y sin embargo nunca la mentira cotizó tanto, nunca antes nos volvimos tan crédulos, tan pasmados ante los tejemanejes de los forjadores de opinión pública.

 Me asusta la impunidad de los mentirosos, me asusta vivir en un mundo de mentiras, en una sociedad donde en el mismo minuto tienes una información y su contraria sin que nadie se ruborice, sin que nadie contraste lo que se dice, y donde la mayoría no sepa a que atenerse, de quién fiarse.

 Por eso, la mayoría silenciosa -escandalosamente silenciosa- ha optado por consumir información sin digerirla, creemos lo que cree la mayoría, creemos lo que quieren que creamos los que dominan la opinión publicada sin hacer el más mínimo ejercicio de crítica, sin molestarnos demasiado en pensar por nosotros mismos. Consumimos información que nos indigesta, que nos envenena, que nos aliena sin ni si quiera darnos cuenta de que luego, nos distraen con el circo de la realidad para que nos olvidemos de hacer bien la digestión de lo que está ocurriendo.

 Y lo peor no es esto, siendo ya un drama para nuestra libertad y nuestra dignidad, lo peor es que cuando se descubre la mentira -porque afortunadamente se sigue cogiendo antes a un mentiroso que a un cojo- la verdad no nos escandaliza, no hace que reaccionemos y exijamos justicia, reparación y cambios de rumbo. Nos olvidamos de la verdad tan pronto como hemos aceptado la mentira.

 Irak y sus armas de destrucción masiva, las guerras preventivas como excusas del neocolonialismo, la defensa de la libertad, la justicia, los derechos humanos y la democracia como excusas para hacernos con el control geoestratégico del planeta; la crisis económica como el mal necesario para recortar derechos y libertades tan duramente alcanzados; la resignación al status quo de la pobreza para sostener el bien-estar de unos pocos en el planeta; la insostenibilidad medioambiental como mal necesario del consumismo atroz del que es imposible desprendernos, el miedo en el que nos han instalado para que nadie se mueva lo más mínimo… Tengo tantas sospechas de tantas mentiras…

 Pero lo peor no es que te mientan, sino que te dejes engañar sin hacer nada, resignado a que nada se puede cambiar, y ya ni si quiera nos dejen la capacidad de indignarnos.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , ,