RSS

Archivo de la etiqueta: Paz

Madiba

Conozco la herrumbreMandela
de todos los barrotes.
La soledad
de las sombras
que me asisten.
La luz,
sigue siendo blanca
más allá de los días
de Soweto.
 
Volveré,
me alzaré invicto
del odio
que me dieron a comer.
Me quedarán fuerzas
aun,
para derribar los espinos
que desfiguran conciencias.
 
Marcharé
luego,
en silencio,
sobrevolando
la herencia de los sueños.
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 6, 2013 en Poemario

 

Etiquetas: , , , ,

Más allá del Río Bravo

Tu sentencia fue nacer
en el horizonte de los sueños,
más allá de la esperanza,
lejos de toda frontera.
 
Quién hizo de las ciudades
campos de batalla
llenando de cerrojos la vida.
 
Tu delito fue creer
que éramos todas iguales
más allá de esta presencia,
junto a los silencios.
 
Quién cavó trincheras
en todas las casas
e inundó de lágrimas los atardeceres.
 
Tu destino se truncó
a la vuelta de una esquina,
donde los ángeles cayeron,
más allá de la barbarie.
 
Quién dejó huérfanas
todas las aceras,
tiñendo de muerte el aire
y las primaveras.
 
Presiono tu pecho
envuelto en todas las sangres
uno
dos
tres:
respira, respira!
 
Malditas balas!
Más allá incluso
de quienes las disparan.
 
Ahora vives
en la sombra corva de todos los árboles,
en el grito sordo de todas las madres
más allá,
en las alas rotas de todos los sueños.
 
2 comentarios

Publicado por en agosto 31, 2012 en Poemario

 

Etiquetas: , , , ,

LOS MUERTOS NO HABLAN

Los muertos no hablan, no pueden, su voz se ahoga en el silencio y la noche.

 No pudieron hablar los muertos de los campos de exterminio Nazi, pero su sangre derramada clamó al mundo tras el holocausto. Sus voces ahogadas nos hicieron decir, a nosotros, los que quedamos vivos: ¡nunca más! No volveremos a permitir que las ansias de grandeza, el poder de la fuerza, la intolerancia y el racismo, condenen a la humanidad a un nuevo horror, a un retroceso en la lucha y la defensa de la dignidad de todo ser humano.

No pudieron hablar los muertos en Palestina a manos de los hijos y los nietos de aquellos otros muertos. Y la sinrazón volvió a teñirse de argumentos execrables para seguir exterminando. Y el odio se volvió pasaporte, y la venganza se tiño de esperanza, y todo lo que nos habíamos prometido se disfrazó de mentiras. Tendimos la mano a la victimas y las victimas se pasaron al bando de los verdugos; y volvió el silencio y la noche.

No pudieron hablar los muertos de todas las guerras inciviles, los que dictadores insaciables -apadrinados por demócratas del mercado- hicieron desaparecer en cunetas y fosas comunes. No pueden hablar los muertos de las minorías étnicas, los que fueron enterrados en selvas, en minas, en tugurios inhumanos para que nosotros tuviéramos lujos, los que alimentaron con su sangre las guerras que nosotros necesitábamos.

No pudieron hablar los muertos en Bosnia, en el Kurdistán, en el Myanmar, en Sierra Leona, en el Congo, en Chile o Argentina, en España…

Los muertos no hablan, pero al poco tiempo, cuando hacemos memoria, taladran nuestra mente, gritan nuestras vergüenzas, escupen de dolor sobre nuestras miserias.

Luego, cuando es ya tarde,  creamos comisiones, redactamos declaraciones de intenciones futuras, tratamos de compensar lo incompensable, creamos días para recordar, venerar y rendir culto a esos muertos que no hablan, pero que se revuelven en sus tumbas por nuestra hipocresía.

Los muertos en el Aaiún, son como los demás muertos, tampoco hablan, no pueden, estamos ahogando su voz en el silencio y la noche ¿o no?

 

Etiquetas: , , ,

Ojalá acabaran los conflictos

Quiero prestarte mis fuerzas

y que tú me sedas tus ganas.

Quiero mirar desde tu lado,

sentir desde tus pasos,

ocuparme de tu puesto

y comprenderte al fin,

antes de que tú y yo

hayamos muerto.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 10, 2009 en Poemario, Videos comentados

 

Etiquetas:

Obama, Premio Nobel de la Paz

Buenos días Canarias:

 Normalmente lamentamos que los premios, los reconocimientos, las menciones y los homenajes se hagan demasiado tarde, muchas veces tras la muerte.

Sin embargo, esta última semana nos ha sorprendido la concesión del Nobel de la Paz a alguien que aún tiene todo por hacer. No se pueden premiar las intenciones, ya que el peligro que se corre es que se quede en eso, en fuegos de artificio.

 Obama ha supuesto sin duda una esperanza para el planeta, pero todavía no es más que eso, una esperanza que aún debe abrirse camino y ser.

 Me imagino que ser nominado, y no digo nada, el ser premiado con el Nobel de la Paz ha de ser vivido como un exceso de responsabilidad. Los frentes abiertos en el mundo, los índices de violencia, las guerras larvadas y las declaradas, la necesidad de transformar las estructuras injustas y de dar aliento a los moribundos organismos internacionales que velan por la paz… son un programa para toda una vida.

 El problema es que la esperanza se nos quede por el camino, que tanta presión de fuera le pueda, que se tuerzan intenciones y proyectos ante otros intereses.

 Así, que hubiera preferido que este reconocimiento se lo dieran mejor a    Brahim Husein,  Joven saharaui al que una mina antipersona le robo una pierna por protestar contra la represión que sufre su pueblo;  o a cualquiera de los presos que se pudren en una cárcel por defender sus ideas, la de un mundo más justo. Prefiero que le den el Nobel de la Paz a los voluntarios que trabajan en las favelas y en los barrios de gitanos, a los que ofrecen microcréditos, o a los que luchan en Bangladés por sacar de la prostitución a tantos menores; a las madres y los padres que cada día le ganan la batalla al hambre … Hay tantos  y tantas que han hecho tanto, que me parece una vergüenza que otros que son sólo  unas promesas, ocupen siempre los primeros puestos.

 Por cierto, no quiero acabar hoy sin decir que estoy a favor de la vida, de cualquier vida; pero me parece obsceno que se salga a la calle a defender sólo algunas vidas. El sábado pasado fue el día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, cada día mueren asesinadas de hambre en el mundo más de 30.000 personas, ellos y ellas también se merecían un hueco en la manifestación de Madrid, en la que ante el grito de la defensa de la vida se dieron cita miles de personas que, por otro lado, defienden y sostienen este sistema neoliberal, causante directo de tanta muerte colateral. ¿No les parece un contrasentido? 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 18, 2009 en Margullando en la realidad

 

Etiquetas: , ,

Mensaje de Michael Moore a Obama a propósito del Premio Nobel de la Paz.

MichaelMoore
En www.michaelmoore.com
 
Estimado presidente Obama,
Qué bueno que haya sido reconocido hoy como un hombre de paz. Sus rápidos, tempraneros pronunciamientos—el cierre de Guantánamo, el traer las tropas de Iraq a casa, su deseo de un mundo libre de armas nucleares, el admitir a los iraníes que derrocaron a su presidente elegido democráticamente en 1953, el pronunciamiento de un gran discurso ante el mundo islámico en El Cairo, eliminó ese término inútil de “Guerra contra el Terror”, que haya puesto fin a la tortura— todo esto nos ha hecho sentir un poco más seguros teniendo en cuenta el desastre de los últimos ocho años. En ocho meses usted ha hecho un giro y ha conducido a este país en una dirección mucho más sana.
Pero…
La ironía de que se le haya otorgado este premio en el segundo día del noveno año de lo que se está convirtiendo rápidamente en Su guerra en Afganistán no pasó desapercibida para nadie. Usted está realmente en una encrucijada. Usted puede escuchar a los generales y expandir la guerra (sólo para dar lugar a una previsible derrota) o puede declarar por terminadas las guerras de Bush, y traer todas las tropas a casa, ahora. Eso es lo que un verdadero hombre de paz haría. No hay nada malo en que Usted haga lo que el último tipo no pudo hacer- la captura del hombre o los hombres responsables de los asesinatos en masa de 3.000 personas el 9/11-. PERO NO PUEDE HACERLO CON TANQUES Y TROPAS. Usted está persiguiendo a un criminal, no a un ejército. Usted no utiliza un cartucho de dinamita para deshacerse de un ratón. Los talibanes son otra cosa. Eso es un problema que debe resolver el pueblo de Afganistán -como hicimos nosotros en 1776, los franceses en 1789, los cubanos en 1959, los nicaragüenses en 1979 y la población de Berlín Este en 1989- Una cosa es cierta, todas las revoluciones llevadas a cabo por personas que desean ser libres, en última instancia, tienen que lograr la libertad por sí mismos. Otros pueden ser solidarios, pero la libertad no puede entregarse desde el asiento delantero del Humvee de otra persona.
Ahora usted tiene que finalizar nuestro involucramiento en Afganistán. Si usted no lo hace, no tendrá otra opción que devolver el premio a Oslo.
Saludos, Michael Moore
P.D. Su oposición ha pasado la mañana atacándolo por traer esa buena voluntad a nuestro país. ¿Por qué ellos odian tanto a los Estados Unidos?
Me da la impresión de que si ud descubriera la cura contra el cáncer esta tarde ellos lo hubieran estado denunciando por destruir la libre empresa, porque los centros de cáncer tendrían que cerrar. Hay otros que dicen que Ud. no ha hecho nada todavía para merecer este premio. En lo que a mí me concierne, el solo hecho de que ud se haya ofrecido para caminar en un campo minado de odio y tratar de deshacer el daño irreparable que el último presidente causó no solo es apreciado por mí y por millones, sino también un acto de verdadero coraje. Por eso ud obtuvo el premio. El mundo entero depende de EE.UU y de Ud. para literalmente salvar este planeta. No los defraude.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 14, 2009 en El margullo de otr@s

 

Etiquetas:

Ojalá. Eduardo Galeano

jueves, 06 de noviembre de 20082637_53958829964_758504964_1460640_1494664_n

 
¿Obama probará, desde el gobierno, que sus amenazas guerreras contra Irán y Pakistán fueron no más que palabras, proclamadas para seducir oídos difíciles durante la campaña electoral? Ojalá. Y ojalá no caiga ni por un momento en la tentación de repetir las hazañas de George W. Bush. Al fin y al cabo, Obama tuvo la dignidad de votar contra la guerra de Irak, mientras el Partido Demócrata y el Partido Republicano ovacionaban el anuncio de esa carnicería.
 
Durante su campaña, la palabra leadership fue la más repetida en los discursos de Obama. Durante su gobierno, ¿continuará creyendo que su país ha sido elegido para salvar el mundo, tóxica idea que comparte con casi todos sus colegas? ¿Seguirá insistiendo en el liderazgo mundial de los Estados Unidos y su mesiánica misión de mando?
 
Ojalá esta crisis actual, que está sacudiendo los cimientos imperiales, sirva al menos para dar un baño de realismo y de humildad a este gobierno que comienza.
 
¿Obama aceptará que el racismo sea normal cuando se ejerce contra los países que su país invade? ¿No es racismo contar uno por uno los muertos invasores en Irak y olímpicamente ignorar los muchísimos muertos en la población invadida? ¿No es racista este mundo donde hay ciudadanos de primera, segunda y tercera categoría, y muertos de primera, segunda y tercera? La victoria de Obama fue universalmente celebrada como una batalla ganada contra el racismo. Ojalá él asuma, desde sus actos de gobierno, esa hermosa responsabilidad.
 
¿El gobierno de Obama confirmará, una vez más, que el Partido Demócrata y el Partido Republicano son dos nombres de un mismo partido? Ojalá la voluntad de cambio, que estas elecciones han consagrado, sea más que una promesa y más que una esperanza. Ojalá el nuevo gobierno tenga el coraje de romper con esa tradición del partido único, disfrazado de dos que a la hora de la verdad hacen más o menos lo mismo aunque simulen que se pelean.
 
¿Obama cumplirá su promesa de cerrar la siniestra cárcel de Guantánamo? Ojalá, y ojalá acabe con el siniestro bloqueo de Cuba.
 
¿Obama seguirá creyendo que está muy bien que un muro evite que los mexicanos atraviesen la frontera, mientras el dinero pasa sin que nadie le pida pasaporte? Durante la campaña electoral, Obama nunca enfrentó con franqueza el tema de la inmigración. Ojalá a partir de ahora, cuando ya no corre el peligro de espantar votos, pueda y quiera acabar con ese muro, mucho más largo y bochornoso que el Muro de Berlín, y con todos los muros que violan el derecho a la libre circulación de las personas.
 
¿Obama, que con tanto entusiasmo apoyó el reciente regalito de setecientos cincuenta mil millones de dólares a los banqueros, gobernará, como es costumbre, para socializar las pérdidas y para privatizar las ganancias? Me temo que sí, pero ojalá que no.
 
¿Obama firmará y cumplirá el compromiso de Kyoto, o seguirá otorgando el privilegio de la impunidad a la nación más envenenadora del planeta? ¿Gobernará para los autos o para la gente? ¿Podrá cambiar el rumbo asesino de un modo de vida de pocos que se rifan el destino de todos? Me temo que no, pero ojalá que sí.
 
¿Obama, primer presidente negro de la historia de los Estados Unidos, llevará a la práctica el sueño de Martin Luther King o la pesadilla de Condoleezza Rice?
 
Esta Casa Blanca, que ahora es su casa, fue construida por esclavos negros. Ojalá no lo olvide, nunca.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 6, 2008 en El margullo de otr@s

 

Etiquetas: , ,